“So I came down to Wish you and Unhappy Birthday…”

 
Pues si, señoras y señores, 23 años.
 
El pasado 24 de octubre fue mi cumpleaños. A decir verdad estuve esperándolo -secretamente- con mucha emoción. Digo secretamente porque procuré que nunca se dejara traslucir que estaba esperando gran cosa. Las cosas no van particularmente bien en casa, y sé que la mayoría de personas que me quieren no tenían dinero como para invertir en regalos y cosas así. Aún así, estaba esperando… no sé. ¿Pastel? ¿Mañanitas?
 
Dos días antes tuve que ir al Seguro, a la Clínica 50 para resurtir mi receta de Betaferón (%$=GRR!@#€) y el mero día mi novio tenía que trabajar así que no lo vi. Minutos antes de las doce me llamó un amigo, el Primo Enrique (jojojo) quien también mandó un paquete con muchas cositas, un cojín grandote con forma de la cabeza de uno de los gatos de Emily the Strange, un anillo, un brazalete, una taza para el café…
 
Y a eso de las doce, poco antes o después, mensajes de Joe y de Gerardo. Joe felicitándome y Gerardo preguntando por día y hora para ir por el coffee. Bueno, no me quejo, me pusieron las mañanitas por el teléfono. Aunque, para variar, mis Padres estaban medio haciendo berrinche porque había llegado un poco tarde a casa. Al día siguiente me paré tarde, no sin antes recibir una llamada medio críptica de mi suegra ("Oye, de cuál calzas?" "Uh? Del cuatro." "Ah, es que estoy viendo unos tenis con calaveritas, los quieres en rosita o en negro?" "Mmmh… en rosita!" "OK, Bye." Y cuelga… XD) me metí a checar correo y eso, y tenía postales de Diana (Mishu), de Mónica, una compañera de la escuela, y de Erika, una de mis jefas. Y un mensaje de felicitación de uno de los moderadores de un foro de Anime al que estoy suscrita, jajaja.
 
Luego me metí al RO, y doña Chocoba (Akira) (www.rodhernan.com) me obsequió varias cositas (un stellar, unos shoes con carta de Sohee, un red tailed ribbon, una pipa) y dijo algo también medio críptico de un dibujo, pero bueno, seguiré esperando. Ya saben, esos artistas disfuncionales bajo presión.
 
Después mi Madre me invitó a comer. Me había preguntado que dónde me gustaría comer, y le dije que se me antojaba pollo del KFC, aunque para ser sinceros, esta vez el pollo me supo un poco grasoso. En ese momento recibí mi primer abrazo del día. Luego anduvimos vagando un poco por Plaza el Dorado, entramos a Costanzo, y mi Madre me compró unas cremas de café (yum, yum), y al seguir viendo, en una de las pocas tiendas abiertas, mi Madre me obsequió un gato azul de peluche, para anexarlo a mi colección de gatos de peluche que ya supera la decena. Luego se fue a su trabajo, y me quedé a vagar por la Plaza, porque quería probar unos perfumes que estoy considerando adquirir (El Black XS for Her de Paco Rabanne, y tal vez el Midnight Poison, de Dior). El caso es que iba caminando hacia Fábricas de Francia y… mocos! Que me encuentro un billete de 200 pesos. Pensé "Qué buena onda!" Pero luego me arremetió la duda de que si se me hubieran perdido a mi me regresaría desesperadamente a buscarlos. Así que busqué a un guardia de seguridad y se los entregué, por si alguien se los pedía. Aunque la mayor parte de mis conocidos, especialmente mi Madre, me han pendejeado por… Honesta? No sé, quiero pensar que o el guardia los devolvió, o les sacó provecho… digo, fue una quincena muy larga, y el trabajo de guardia de seguridad es mal pagado. Ojalá le hayan servido.
 
Como venganza kármica, cuando miraba por Fábricas de Francia me topé con una Agenda de Hello Kitty Rockera!, de Editorial Norma, en… 200 pesos. Pero en fin.
 
Seguí mirando, compré un bebedero para colibríes, y néctar, y ya tenemos muchos clientes que pasan a visitar el bebedero a mediodía frente a mi ventana. El problema es que lo colgué tan alto que aún no he pensado nada para rellenarlo sin dificultades.
 
Cuando iba camino a casa, hallé un lugar donde están dando clases de belly dancing. Supongo que lo consideraré para después.
 
Por la noche mi Madre me invitó a cenar en Chaires. Mi Padre no quiso acompañarnos U.u. En ese rato recibí mensaje de Akuma, y una llamada de Gerardo para comadrear. Y ya en casa, a las 12:17 am del 25 de Octubre… me llamó el Muñeco. Algo tarde. Pero bueno, llamó.
 
El jueves vi películas con el Muñeco, y prometió llevarme el domingo a las vías a buscar mi regalo.
 
El viernes vine al trabajo y mis jefas me regañaron… por no haber avisado que iba a venir, para haber traído pastel, y quedaron de traerlo el lunes. Por la noche me llegó mensaje de Sandy. El sábado pasé a casa de Akuma un rato, me dieron mi abrazo todos y todas, y luego pasé por Gerardo, quien se había retrasado un poco, por haber ido a comprar mi regalo, jajaja. Dice que fue a buscar la Agenda de Hello Kitty pero que luego pensó que tal vez yo ya la había comprado, así que mejor me compró una cartera súper cute, rosita, de Hello Kitty paseando unos perros (Jajaja, un gato paseando perros).
 
El Domingo tras un laargo recorrido por las vías, el Muñeco me compró una Sudadera de rayitas rojas y negras de Emily the Strange que me encantó. Mmh… dice que está sumamente emo, pero yo no tengo la culpa de que a mi desde siempre me haya gustado la ropa de rayitas, y que mis colores favoritos sean el rojo y el negro, y que después se institucionalizaran como colores emo. (Y de huelguistas, pero esa es otra historia)
 
El lunes mi Suegra me entregó mis tenis. Unos tenis tipo vans de Andrea, de color rositas, que en el frente tienen un motivo muy a la Vanitas (http://es.wikipedia.org/wiki/Vanitas, http://karine.lanini.free.fr/Jardindevanites.htm) con un cráneo, cuyas mandíbulas son atravesadas por el tallo de una rosa roja, y con una cinta carmín enroscada que dice "Red Roses & Love". Están muy… poco comunes, y me gustaron mucho, sin contar que están sumamente cómodos.
 
El martes siguiente partimos el pastel en la oficina, y para el jueves mis jefas me obsequiaron un juego de aretes y collar de cuentas negras con adornitos de plata, muy elegante.
 
Por si no fuera poco, desde la semana anterior comencé a acompañar a mi Madre a tomar clases de guitarra. Son para principiantes, así, basicotas basicotas, y son tres horas a la semana, de 9:00 am a 12:00 pm. Muy agradable… salvo porque me salió una mega ampolla la última clase, jajaja.
 
Y todavía ayer, 5 de noviembre, que fui a visitar a Joe, me dió mi "regalo atrasado", un maniquí para dibujante, de esos articulados, y un separador magnético con unos gatitos ^^.
 
Waaah… ya me voy. Por alguna razón tengo mucho sueño.
 
Y así fue que celebré mi cumpleaños. Fin.
 
Anuncios

3 Respuestas a ““So I came down to Wish you and Unhappy Birthday…”

  1. Oyeeee Muchas felicidades Sam!!!! chales que mal amigo, se me olvido tu cumple o más bien nunca te pregunte cuando era;(  perdon neta! Pero parece que te las has pasado muy bien en compáñia de familiares y amigos. Un abrazo y un beso. 

  2. Jajaja, muchas gracias Juan. No te apures… creo que fue descuido de ambas partes, y se valen las felicitaciones atrasadas, y se aprecian mucho. Lo chistoso es que, aunque al principio me pareció como que me lo había pasado un poco sola, se fueron dando más sorpresas agradables conforme seguían pasando los días ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s