“See you at the Bitter End.”

 
Esta es… no sé. Algo que se me vino a la mente de repente. Tenía que escribirlo. Al principio no sabía qué era. Pensé que se trataba de mi. Pero no exactamente. Se trata de Ella.
 
So there she was. Just sitting silently, watching everything around her, the time passing by, the birds singing, children playing.  Couples holding hands.
 
So there she was, just waiting. Hoping. In solitude. The Sun was going down now. She was feeling cold. She braced herself so she could get warmer. But they had each other to hold and be held by, so they weren’t cold anymore.
And she saw this.
 
She stayed like that for hours. She was waiting for a kind word. She was waiting for him. But He didn’t come. Not today.
 
Sometimes he’d come. Others the day just went by, and she stayed there, waiting for him. Because there wasn’t anyone else out there for her. All of them were alien to her. All of them looked down on her, or frowned. She didn’t like living amongst them.
 
There had been a time, almost a lifetime ago, when she tried to belong. But every time she opened her mouth they laughed, or were just mean. Because they didn’t understand anything she said. So she just stopped trying. And now she never speaks.
 
The moon was rising, high. There was darkness all around her. But she wasn’t cold anymore. Because she would try again tomorrow.
Tomorrow she’ll come again, she’ll wait, sitting, hoping, waiting for Him.
 
And He’ll come.
 
She smiled.~

“Call her Black Mariah”

Es irónico como en muchos ámbitos la gente es una cretina.
 
Empezando por mi, que creo que soy la cretina más grande de muchos que conozco. Soy grosera, soy agresiva, soy visceral, muchas veces no pienso lo que digo hasta que ha salido de mi boca, me quejo mucho, gran parte del tiempo, soy sarcástica, y he aprendido a decir cosas que hieren con bastante precisión. Lo malo es que ya hasta me sale automático… pero bueno, dentro de mi cretinismo, creo que soy decente hasta cierto nivel.
 
Hay muchas cosas de las que no soy capaz. Sé que no voy a engañar a nadie, o a matar a nadie. Que no voy a tomar cosas que no me pertenezcan, ni a exigir de nadie nada que no esté dispuesta a dar.
 
Lo curioso de la convivencia humana -además de su inevitabilidad- es el cómo te hace relacionarte con una gran cantidad de gente que es cretina y no lo sabe, o que, estando bien consciente de ello, lo aprovecha.
 
Uno de los hábitats preferidos de los cretinos son los lugares de trabajo. Aquí, el cretino se desenvuelve en su entorno natural. La prisa, el estrés, la presión, harán de la persona más tranquila un cretino depredador.
 
Si, suelo ser una cretina, o al menos mi boca es demasiado grande, pero por la forma en que me criaron me vuelve la víctima perfecta de los cretinos laborales. Porque sigo esperando SIEMPRE lo mejor de las personas, y sigo creyendo que todo mundo va a cumplir con las labores que le corresponden, esforzándose para terminar el trabajo no sólo rápida y eficientemente, sino de manera impecable.
 
Tampoco soy una novata, digo, este no es mi primer empleo, y ciertamente no es el peor de los que he tenido, y creo que los peores cretinos con los que te puedes topar son los ignorantes, seguidos de los deshonestos.
 
Todo iba muy bien. Me gusta mi trabajo, me gusta mi oficina, me ENCANTA mi jefa, y siempre se esperaba de mi lo mejor. Pero pasa que me voy un par de días -semanas- y hay muchos cambios. No muchos, y no todos me afectan directamente, pero puedo decir algo: esperaba más de una persona "adulta" que ya tiene que tomar su trabajo con seriedad. No que todos los días tuviera que estarme andaleando para irnos diez minutos antes de la hora, porque se quiere ir a su casa, o que chismorreara con las jefas si me quedo más tarde. Y sospechosamente desde que está dicha persona es cuando se perdieron algunas cosas -lo cuál trajo más cambios, y la pérdida de algo de flexibilidad de la que gozábamos antes…-. O que se la pasara llamando por teléfono a su casa cada diez minutos. Yo he usado el phon A VECES, pero me parece que no es correcto hacerlo para fines personales a menos que sean emergencias, y mucho menos colgarme en vez de hacer mi trabajo…
 
No sé, no sé. Hay algo que me desagrada. Llámenme paranoica, pero nunca me han gustado los cambios, y menos si me toca tener cretinos en el área de trabajo.
 
Cheers.