“Dare we live without molds?”

Bueno, pues hoy voy a hablar de algo de lo que no hablo muy a menudo… bueno, siempre lo menciono, pero es más como algo contextual, no como el objeto central de mis divagaciones. Me refiero al Muñeco.
 
Lo que pasa es que hace rato vi uno de esos pájaros negros azulados medio desplumado, y completamente desaliñado, esos animales que caminan de modo desgarbado… y como casi siempre que veo uno de esos significa que voy a ver al Muñeco pronto…
 
Para aquel que no lo sepa estoy enamorada. Pero no enamorada como algo pasajero. En "Bitten" de Kelley Armstrong, el personaje de Elena dice que existen "infatuated", "falling in love" e "in lust", y que están mal y que suelen ser sentimientos sumamente destructivos. Cuando digo enamorada no me refiero a ninguna de esas tres. Me refiero a REALMENTE enamorada. For real.
 
Hará cosa de cuatro años, una fría tarde de diciembre, me encontraba rondando por una Convención de Comics en la Plaza de Fundadores. Nos topamos con un tío que vendía Magic, y mi, en aquel entonces, novio se empecinó en comprarme una carta llamada "Vampirism". Realmente nunca le puse atención al tío que vendía las cartas, sólo me pareció que le había vendido la carta muy cara, pero ¿quién era yo para protestar? No era mi dinero. Aunque en ese momento no puse caso al sujeto en cuestión, no haría falta, después me lo volvería a encontrar. Y su presencia fue opacada de todos modos por un momento dichoso, que fue reencontrarme con un viejo amigo: Joe.
 
Fue precisamente Joe quien me comentó que había un grupo de personas que se reunía en un local en algún lugar en Balcones del Valle, y que estaban jugando juegos de rol del World of Darkness. Yo estaba muy emocionada, porque estaban jugando Vampire: The Masquerade. Así que un día me armé de valor y fui. Y precisamente ahí me vine a encontrar de nueva cuenta a esta persona. Alguien que, debo confesar, en una primera impresión me pareció desagradable. Para empezar no era feo, pero era de esos guapos súper creídos, además tenía un aire sabelotodo. Nope. No me simpatizó.
 
Pero eso, como suelen ser los prejuicios, era porque no me había molestado en conocerlo bien. El colmo fue cuando llevé a unas amigas al lugar. De inmediato una de ellas cayó redondita por el tipo, al que los demás apodaban "Pinpón", porque era "un muñeco muy guapo"… aunque no era de cartón… pero tenía sangre de jarabe (eso lo confirmaría en cierta ocasión que Lupita lo rasguñó, empezó a sangrar un líquido obscuro y espeso… por aquellos que no crean que realmente existen personas con la sangre pesada).
 
Y luego de muchas más aventuras y llegar a conocerlo mejor descubrí que realmente existen las almas gemelas. Que era la persona que tanto estuve buscando. Que hasta el momento me había estado conformando, y con esto no quiero dar a entender que el tío sea perfecto. En absoluto. Tiene muchos defectos, y estos sólo hacen que lo quiera más. Por supuesto que tampoco se los perdono todos, pero es un reto emocionante estar a su lado y ver cómo se esfuerza en despojarse de sus debilidades.
 
En este momento llevamos 3 años, 6 meses y 9 días juntos. Y no ha habido un día que no haya sido bueno.
 
Claro que ha habido días malos, pero si hago un balance, como en Contabilidad, ganan los días buenos. Y por supuesto que me ha desesperado, me ha hecho llorar, y sufrir, pero ante todo ha sido un excelente compañero, uno siempre dispuesto a escucharme, uno que me ha prestado sus hombros, sus orejas (y cualquier otra parte de su cuerpo que haya requerido!! ) y mucho tiempo, uno que se ha fumado con resignación -si bien no suficiente paciencia- todos mis exóticos y drásticos cambios hormonales. Y lo más importante, es alguien de quien puedo aprender algo. Y no se conforma con lo que sabe, sigue buscando MÁS! Y mejor aún, es alguien que también está dispuesto a aprender cualquier cosa que yo quiera enseñarle. Ha sido la mejor audiencia que he tenido.
 
Y bueno… ultimadamente está buenísimo el tipo.
 
¿Y saben lo mejor? Que lo amo. Y me ama, y me adora. Si no me creen, chequen la cursilería que me escribió ayer (perdón Amor!! Pero se me antojó chocantear…):
 
she know but she loves to ask
and she knows that i hate to tell
but i’ll say it and say it again
because she is my holy grail…
 
Con el tiempo, como era de esperarse, mucha gente ha cuestionado nuestra relación, incluso cuando ésta empezó muchos de nuestros respectivos amigos (familiares en mi caso) no daban un centavo, creo que incluso llegó a haber quien apostó que no duraría.
 
¿Y saben lo mejor? Que les hemos callado el hocico. Nuestro trabajo nos ha costado, como dije, mantener una relación tampoco es miel sobre hojuelas, hay días malos, especialmente cuando no podemos estar juntos tan seguido como antes, como ha estado pasando últimamente.
 
Bueno, ya me voy, que tengo mucho trabajo, y me estoy distrayendo con esto… pero para terminar:
 
TE AMO, MUÑECO!! ERES LO MEJOR QUE TENGO!!!
 
(Y por si fuera poco, es vocalista en una Banda!!! Cómo me enloquecen los rockeros!!!)

“Hacer por hacer”

Hola.
 
Tenìa… desde abril del año pasado sin escribir nada aquí. Como es obvio, ya volví de mi dichoso viaje a Londres. En este momento estoy un poco estresada… tengo muchísimos trabajos finales pendientes… bueno, no son tantos, pero si son complejos y pesados. Sólo uno es en equipo, los demás dependen exclusivamente de mi, y así lo prefiero. Me gusta más cuando los trabajos son individuales, los equipos siempre me han parecido una triste excusa para que a una sola persona le carguen todo el trabajo mientras los demás se rascan las bolas, y se conforman.
 
NADIE DEBERÍA CONFORMARSE
 
Otra cosa que me viene a la mente es algo que estuve comentando anoche con el Muñeco. Dice que un amigo le dijo que "pensaba demasiado". Esa definitivamente es una idea estúpida. Las personas nunca pensamos lo suficiente, y aún así la mayoría de los problemas ocurren porque la gente tomó una mala decisión impulsadas por el calor del momento.